El balón Brazuca de Brasil 2014, según la ciencia es el más estable.

Estudio de la aerodinámica del balón de fútbol Brazuca sugiere que los jugadores serán capaces de patear y pasar la pelota con mayor velocidad y precisión de lo que lo hacían con los esféricos utilizados en los mundiales del 2006 y 2010.

Investigadores del Instituto de Salud y Ciencias del Deporte de la Universidad de Tsukuba, en Japón, estudiaron en laboratorio las propiedades aerodinámicas y de vuelo del Brazuca, el balón oficial del Mundial Brasil 2014, y concluyeron que es más preciso que los utilizados en torneos anteriores. Casi no se desvía de su trayectoria, lo que -concluyeron- se debe a su forma.

El balón, de seis paneles, fue testeado contra los balones Jabulani –de 8 paneles, utilizado en Sudáfrica 2010-, Teamgeist 2 –de 14 paneles, Alemania 2006-, Cafusa –de 32 paneles, balón oficial de la Fifa- y la Molten Vantaggio, balón convencional de 32 paneles. Los científicos japoneses analizaron las propiedades de la Brazuca en túneles de viento y con un robot pateador.

El trabajo, publicado en la revista Scientific Reports, señala que los balones fueron probados con un tiro de robot hacia un objetivo a 25 metros de distancia. El lanzamiento se repitió 20 veces para cada orientación del panel, de cada tipo de pelota. Brazuca y el balón convencional mostraron trayectorias de vuelo relativamente estables y regulares en comparación con Cafusa, Teamgeist 2, y Jabulani, cuyas formas variaron significativamente con la orientación y se caracterizaron por trayectorias de vuelo relativamente irregulares. A pesar de Cafusa tiene el mismo número de paneles (32), exhibió una gran variación en su trayectoria de vuelo, dice el estudio.

«Brazuca es más estable que el resto de los balones», dijo Sungchan Hong, uno de los investigadores al Globe and Mail. «Brazuca es más rápido que Jabulani en el rango de velocidad media», agregó.

El nuevo balón de Adidas viene a reparar finalmente los problemas que se presentaron en la Copa del Mundo de 2006, con la Teamgeist, cuyo diseño cambiaba el comportamiento de la pelota de forma inesperada, y en Sudáfrica 2010, con Jabulani, con la que se quiso mejorar el problema, pero resultó peor.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *